FEMICIDIO. EL CASO MELINA ROMERO

Publicado por

POR DR. MARCELO ANGEL BIONDI
http://www.marceloangelbiondi.com.ar

Femicidio es el homicidio cometido contra una persona por parte de un hombre por su condición  de mujer,   la motivación debe estar dada por el odio, desprecio, placer o sentido de posesión.  El endurecimiento de la penas llevado a cabo en el Código Penal denota que por sí solo no alcanza para disminuir la cantidad de casos que lamentablemente suceden a diario en nuestro país.

La violencia de género en sus distintas modalidades y las ineficientes políticas públicas de prevención y educación sobre esta problemática a mi criterio también influyen en los hechos criminales que acontecen.

El consumo de alcohol en exceso y estupefacientes desinhiben en algunos casos a los autores y  en lo personal  conozco y me he formado muy bien en esta grave problemática, por lo que considero que gran parte de la sociedad todavía no ha tomado conciencia de la cantidad de personas víctimas de maltratos físicos o psíquicos diarios y el Estado no ha encontrado la manera de mejorar la situación que por supuesto se encuentra instalada desde hace muchos años.

En el año 2014 había renunciado a la defensa de Jorge Mangeri al cerrarse la instrucción –primera etapa del proceso penal-, en aquel momento imputado de Homicidio Agravado, realice todos los planteos de nulidades por vulneración de garantías Constitucionales e invalidez por incumplimiento de los protocolos de los resultados de la pericia de ADN que luego utilizo el defensor en el juicio oral.

Pidió una entrevista en mi estudio una Señora junto a un grupo de vecinos de Ciudad Jardín, partido de Tres de Febrero, al recibirla la mujer estaba desesperada porque desde hacía 15 días no sabía nada de su hija y me contaba que había realizado la denuncia pero nadie la buscaba.

Asimismo me manifestó que alguien vinculado a la Gobernación –de aquel momento-, le había ofrecido los servicios de un estudio de abogados pero que ella a pesar que no me conocía personalmente tenía confianza en mí.

Esto último me llevo a decidir ser el abogado de los padres de Melina Romero, quien  fue vista por última vez la madrugada del 24 de agosto de 2014, a la salida de Chankanab, un boliche ubicado en el partido de San Martín, en el que festejó su cumpleaños número 18.

Ana María Martínez la mama de Melina organizaba marchas y repartía volantes con el rostro de su hija, con la esperanza de encontrarla con vida, el caso luego que asumí la representación  judicial de la familia comenzó a salir por todos los medios de comunicación.

Fue destinado personal policial a la búsqueda de Melina en el Arroyo Copan, conocido como “Moron”, ubicado en la zona del camino del Buen Ayre y Ruta 8 en Gral. San Martin, provincia de Buenos Aires.

Finalmente aproximadamente un mes después de haber sido vista por última vez encontraron el cuerpo de Melina Romero en un predio perteneciente a la Ceamse, a metros del arroyo Copan y el camino del Buen Ayre,  una mujer que vivía en la zona encontró el cadáver de Melina Romero.

La reconocieron los padres en el lugar del hallazgo por las zapatillas y un tatuaje,  porque por el tiempo transcurrido el estado de descomposición del cuerpo era muy avanzado.

Comenzaron las detenciones: Joel Fernández “alias chavito”, Elías Fernández, el pelado Rodríguez, dos menores de edad “Toto” y “F”, y el Pai Cesar Sánchez.

Todas las imputaciones sustentados en el testimonio de una menor  que presto declaracion testimonial y dijo que Melina la había pasado a buscar por su casa junto a Joel Fernández y un grupo de jóvenes luego de la saluda del boliche.

Que concurrieron a una vivienda ubicada en el barrio Escalada de la localidad de  Pablo Podestá, que había un templo Umbanda y un Pai que o se llamaba Cesar, que les dieron drogas y alcohol.

Que cuando quisieron irse del lugar las amenazaron con un arma de fuego para luego golpearlas y violarlas, que en un momento Melina queda inconsciente en el piso y decidieron los autores colocar su cuerpo en dos bolsas y llevarlo en un automóvil hasta un puente del camino del Buen Ayre.

Las pericias dada la descomposición del cuerpo de Melina solo pudieron reconstruir  que falleció por un infarto de miocardio con agonía,  que fue provocado por ser sometida a un profundo stress.

Desde un primer momento solicite muchas medidas de prueba pero también promoví la liberación del menor “F” y del pelado Rodríguez porque consideraba que la prueba no era suficiente.

Finalmente la Fiscalía pidió la libertad del menor “F”, de Rodríguez y luego también del otro menor “Toto”, todos quedaron sobreseídos es decir totalmente desafectados del caso.

La Fiscal pidió la elevación a juicio oral de Joel Fernández, Elias Fernández y el Pai Cesar Sanchez.  Luego de encontrarnos en etapa de juicio oral en el mes de Febrero de 2017 la Fiscalía desiste la acusación contra todos los imputados diciendo que no tiene pruebas, haciendo hincapié que la menor “M” habia sido en el fuero respectivo acusada de Falso Testimonio.

Me llamo mucho la atención la decisión de quienes representan la sociedad, pero analice que había tres testigos que manifestaron que Joel Fernández les había contado que a Melina la habían drogado, violado, golpeado y luego su cuerpo descartado al costado del arroyo cercano al camino del Buen Ayre, esto fue antes que encontremos el cuerpo, otros testigos habían dicho que era amigo de Melina (que estaba obsesionado con ella, que vociferaba pocos días antes del hecho que la iba a empastillar para tener relaciones sexuales), también que había concurrido en más de una oportunidad a un templo donde se practicaba la religión Umbanda.

Lo expuesto me llevo a sostener la acusación únicamente contra el y que un jurado popular por la elección que hizo el imputado defina su culpabilidad o inocencia.

En total soledad, heredando una pésima investigación donde no se encontró presente el Estado –no hubo Fiscal- se llevó a cabo a partir del 24 de Noviembre de 2017 el juicio oral por jurados por ante el Tribunal Oral Criminal Nro. 5 de San Martin,  por falta de pruebas no se pudo acreditar los hechos delictivos de homicidio agravado por Femicidio ni el Abuso Sexual con acceso carnal pero si el jurado popular encontró culpable a Joel Fernández de Homicidio Preterintencional y Privación Ilegal de la Libertad Coactiva Agravada.  A mi criterio la decisión fue justa.

El Sr. Juez del Tribunal Oral Criminal Nro. 5 condeno a Joel Fernández a la pena de 13 años de prisión, accesorias legales y costas por los delitos de Homicidio Preteintencional en concurso real con Privación Ilegal de la Libertad Coactiva Agravada.  La determinación de la pena considero fue justa también por la valoración de los atenuantes y agravantes.

Marcamos un precedente inédito e institucionalmente grave dado que no estuvo la Fiscalía presente y el pueblo hizo un poco de justicia por Melina Romero.

Debe continuar la investigación para individualizar al resto de los autores del homicidio que fue víctima Melina y es el Ministerio Publico Fiscal el responsable de cumplir esta vez con sus funciones.